ALDEAS INFANTILES SOS DE PUERTO VARAS

32 años cambiando historias
Fecha Fundación 16 de enero de 1984
Ubicación Salida Sur s/n, Puerto Varas
Total niños, niñas y adolescentes acogidos 51
 

Fundada el 8 de abril del año 1982, su objetivo sigue siendo extender la familia SOS a aquellos niños y niñas de la Región de Los Lagos que necesitaran temporalmente de apoyo.
En la actualidad, la Aldea de Puerto Varas cuenta con una población de 51 niños, niñas y adolescentes. 9 de estos jóvenes se encuentran en el programa de vivienda asistida (programa de jóvenes) cursando educación superior técnico profesional, siendo apoyados en su preparación para la vida independiente.
Durante el año 2014 fueron acogidos 5 niños y niñas por la Aldea en Puerto Varas. Sus cortas vidas ya venían cargadas con historias graves de vulneración. Por ello, toda la familia de Aldeas desde el minuto en que ingresaron puso en marcha todo el acogimiento y flexibilidad posible tanto de parte de los niños de las casas en que pasaron a ser parte cada uno de estos niños y niñas, como de parte de la organización, para recibir a los nuevos integrantes. La generosidad de los niños y niñas residentes en Aldeas se pone de manifiesto cada vez que un nuevo hermano SOS ingresa al hogar.
Para apoyar estos procesos de integración, en la Aldea de Puerto Varas se celebran fechas claves tales como Fiestas Patrias, Día del Niño, Día de la Madre, donde toda la comunidad de Aldeas se une y participa generando ese sentimiento de pertenencia que tanto necesitan los niños y niñas que acogemos.
A continuación te presentamos la historia unos hermanos sin igual que gracias al amor de sus abuelos y el apoyo de Aldeas SOS de Puerto Varas, han conseguido salir adelante.

Amor de abuelos, amor de padres


Please enter a caption

Esta es la historia de cuatro hermanos: Flor 12, Gaspar 11, Luna 9 y Baltazar 8, quienes por negligencia materna y grave vulneración de sus derechos ingresaron el año 2010 a Aldeas Infantiles SOS de Puerto Varas.
Tras la separación de sus padres, la madre empezó a vivir sola, llevando una vida desordenada. Con todo esto, los niños estaban desatendidos, no asistían al colegio, ni vivían con condiciones adecuadas de higiene y habitabilidad.
Dentro de este gris panorama una luz de esperanza se abrió para ellos. Sus abuelos maternos -Luz (costurera y peluquera) de 50 años y Marcos (mecánico) de 52- , siempre estuvieron al pendiente de ellos. El único impedimento de estos amorosos abuelos para hacerse cargo de sus nietecitos radicaba en la incertidumbre por conseguir el sustento económico suficiente para mantenerlos.
Bajo este escenario, los niños se volvieron susceptibles de ser adoptados. Cuando se empieza a hablar de esta posibilidad (a principios de 2013), los abuelos reaccionan y deciden hacerse cargo inmediatamente, frente a la posibilidad de quedarse sin sus nietos.
Esta esforzada pareja de abuelos, para ese entonces ya estaban cuidando de otra nieta que su hija nunca atendió, por ello, Aldeas Infantiles SOS tuvo que trabajar con ellos para empoderarlos y fortalecerlos con el objetivo que en un futuro cercano se pudieran ocupar de los cinco niños.
Aldeas les ayudó económicamente durante todo el año 2014 para que pudieran salir adelante e ir adaptando su casa para la llegada de los cuatro niños. Así se empezó a trabajar en la revinculación, reforzando roles y habilidades parentales. También se les enseñó a tejer redes con la comunidad y a pedir ayuda y subsidios a la municipalidad y otros entes. Se incorporaron las salidas semanales a la casa de los abuelos, para hacer el proceso transitorio.
Finalmente tras este largo camino de aprendizaje para estos abuelitos, por resolución del juez se procede al pre-egreso de Aldeas de los hermanos manteniendo el seguimiento durante unos meses. Los hermanos, se mostraron en todo momento muy contentos con la revinculación, existiendo la cercanía necesaria para hacer de este proceso algo progresivo y grato, logrando una adaptación muy positiva.
*Los nombres de los (as) protagonistas de esta historia han sido cambiados para proteger su derecho a la privacidad.