ALDEA INFANTIL SOS LOS AROMOS-HOY PROYECTO ÑUÑOA

37 años haciendo camino
Fecha de fundación 12 de octubre de 1978
Ubicación Calle el Líbabo #5414, Macul, Santiago
Total niños, niñas y adolescentes acogidos 24

Inaugurada el 12 de octubre de 1978, en presencia de Hermann Gmeiner, Fundador de Aldeas Infantiles SOS, la Aldea de Los Aromos, hoy renombrada como “Proyecto Ñuñoa” por tratarse de un proyecto inserto en la comunidad. Cuenta con 3 casas repartidas por diversas villas de esta comuna, acogen a 24 niños y niñas, quienes comparten con vecinos como todos y todas.  Además, 2 jóvenes dan vida a la Comunidad Juvenil, quienes mediante sus estudios y trabajo se preparan para sumir su vida independiente.
Esta Aldea lleva 37 años juntando y generando historias de esperanza y fe en el futuro de miles de niños, niñas y adolescentes chilenos. Hoy cuenta con una población actual de 24 niños, niñas y adolescentes. En 2014, 8 de ellos fueron revinculados con sus familias biológicas, respondiendo a la premisa de Aldeas Infantiles SOS, respetar el derecho de los niños y niñas a vivir en familia.
A continuación te presentamos la historia de Anaís, una niña cuya historia tuvo un final feliz gracias al amor de su tía y el apoyo de Aldeas.

Una familia para Anita


Please enter a caption

 

La pequeña Anita  llegó a Aldeas Infantiles SOS de Los Aromos debido a tratos negligentes reiterativos por parte de sus padres, quedando inhabilitados para cuidarla. Es así como su historia se entrelaza con la de Paola y Mario.
Un día la madre de Paola es contactada por profesionales de Aldeas Infantiles SOS para informarle que su sobrina nieta se encontraba bajo los cuidados alternativos de la organización. La noticia llega a oídos de Paola quien junto a su madre acude a conocer a Anita. El flechazo entre esta risueña niña –a quién ninguna de las dos mujeres conocía-  y Paola fue inmediato.
Paola se había encariñado tanto con la niña, que con el paso del tiempo y a medida que la conocía más en cada visita, la consideró su propia hija, y así se lo planteó a su marido, -Mario- quien era algo más reticente respecto a la situación, porque por ese entonces estaba en boga el caso de los guardadores del SENAME que luchaban para que nos les quitaran a la niña de cuatro años que habían cuidado desde bebé.
Sin embargo, Aldeas se encargó de aclararles sus dudas, explicarles que el caso era distinto, que de querer incluir a Anita en su familia, esto no pasaría pues no serían guardadores, sino que tendrían la tutela de la menor, bajo la figura de revinculación familiar, por el lazo sanguíneo que la une con Paola.
A partir de esa pequeña intervención realizada por Aldeas no sólo la vida de Anita cambió, sino que la de Paola y Mario, quienes no tenían hijos en común. Hoy día Anita está egresada de Aldeas y totalmente integrada a su nueva familia, no sólo con Paola, sino que con los hijos de Mario, a quienes llama hermanos. La gratitud de sus padres por la labor de Aldeas es tan grande que son padrinos de la casa en la que la niña fue cuidada desde que ingresó a la organización, hasta que se fue a vivir con ellos.
*Los nombres de quienes protagonizan esta historia fueron cambiados para resguardar su identidad y respetar su derecho a la privacidad.