Celebramos el Día Internacional de Aldeas Infantiles SOS promoviendo la re-unión familiar

El 23 de junio es el Día Internacional de Aldeas Infantiles SOS y, en festejo del aniversario, nuestra organización propone la reflexión acerca de la importancia de que los niños y niñas de Chile puedan vivir y crecer en sus familias. En esta fecha especial, convocamos a todos los actores sociales a defender la importancia de este derecho.
En un comienzo, el Día Internacional de Aldeas Infantiles SOS fue un homenaje al fundador de la organización, Hermann Gmeiner, quien nació un 23 de junio. Hoy en día, si bien se recuerda a su persona y su obra, también esta fecha representa un homenaje al trabajo de la organización y lo que esta defiende: la promoción y protección del derecho de los niños y niñas a vivir en familia. 



Con 68 años de existencia a nivel internacional, ya son más de 130 los países en donde Aldeas Infantiles SOS se ha expandido con su trabajo. “Históricamente, la organización ha sido innovadora en lo que refiere al cuidado directo de los niños que perdieron el cuidado de sus familias. Hoy, además de continuar en esta línea, trabajamos en dos niveles más: llevamos adelante acciones de prevención de la separación familiar e incidencia en políticas públicas”, señala Johann Denk, Director Regional Interino de la organización para Latinoamérica y el Caribe.

De este modo, la organización brinda atención directa e individualizada a cada niño y, a su vez, busca fortalecer tanto a las familias que están en riesgo de separarse como a las que han perdido el cuidado de sus hijos, para que así puedan brindarles a los niños entornos seguros y afectivos. 

Las razones por las cuales los niños pierden el cuidado de sus familias son variadas y de diferente índole, entre ellas la falta de recursos o factores externos a estas que les impiden o limitan que brinden un entorno protector para los niños. 

En este sentido, la organización trabaja de forma directa con las familias biológicas de los niños que se encuentran bajo su cuidado, con el fin de fortalecer y ampliar sus capacidades como padres, puedan cumplir con sus responsabilidades como tales y los niños se reintegren a sus familias lo antes posible. 

Este proceso denominado “reintegración familiar” se da bajo la convicción de que la familia es el mejor entorno para el crecimiento, bienestar y protección del niño, y es el núcleo fundamental de la sociedad. Como es de imaginar, el reintegro no es un proceso rápido, entre otras cosas porque hay que asegurarse que no se dé forma forzosa sino a través de un proceso responsable y cuidado. 

Garantizar el derecho de los niños a vivir y crecer en familia es el desafío que asume Aldeas Infantiles SOS. Aún así, organizaciones como estas no pueden trabajar solas. Todos los sectores de la sociedad son responsables de promover y defender este derecho, y cada uno desde su lugar puede contribuir para que sea una realidad cotidiana.

Para Aldeas Infantiles SOS hablar de reintegro familiar, es hablar de la reunificación. Es así que en la fecha de su aniversario invita a llevar adelante una celebración “re-unidos”: reunidos como familia, como comunidad, como sociedad y como Estado; transitando juntos el mismo camino por los derechos de la infancia.