La oportunidad de ser joven

Este 12 de agosto se celebra un nuevo Día Internacional de la Juventud y Aldeas Infantiles SOS invita a los chilenos a reflexionar acerca de las oportunidades que nuestra sociedad les entrega a los jóvenes. La idea es incidir positivamente en la compleja situación que viven hoy, especialmente en el contexto laboral, informando, sensibilizando y concienciando acerca de la necesidad de una mayor inclusión.
Durante el primer trimestre de este año, el desempleo en Chile alcanzó un 6,6%, cifra que en el caso de los jóvenes es más del doble. Según la encuesta de Ocupación y Desocupación del Gran Santiago, 17,1% de los jóvenes entre 20 y 24 años se encuentra cesante, mientras que en el rango etario entre 25 y 29 años, el porcentaje es de 11,9 puntos porcentuales.



La estadística no es exclusiva en nuestro país. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 30 millones de jóvenes de Latinoamérica no estudian ni trabajan en forma remunerada, limitando su desarrollo y sus oportunidades de futuro.

Un amplio abanico de razones explicaría esta situación: educación deficiente y excluyente, falta de asesoramiento, desajuste entre las capacidades desarrolladas y requisitos del mercado. Además, muchos de ellos deben asumir labores no remuneradas en el hogar. Asimismo, 6 de cada 10 jóvenes que consiguen algún tipo de actividad laboral se ven obligados a aceptar empleos informales, que implican malas condiciones, falta de protección legal, baja productividad y bajos salarios.

En la actualidad, la población joven de América Latina y el Caribe está sufriendo una crisis de exclusión social y desempleo, que se manifiesta en el incremento de 3 puntos porcentuales en el último año (18,3%) según la OIT. Esta crisis repercute especialmente en aquellos jóvenes con mayor vulnerabilidad: mujeres, migrantes y aquellos institucionalizados que han perdido o están en riesgo de perder el cuidado familiar.

Para asegurar el desarrollo y la inclusión social de estos millones de jóvenes, es imprescindible actuar hoy y ahora. Aldeas Infantiles SOS trabaja en diversos programas, que preparan a los jóvenes para la vida independiente, apostando al desarrollo de sus capacidades y al fortalecimiento de sus competencias para facilitar su autonomía, empoderamiento y realización personal. Esto lo hace brindando entornos protectores y educación de calidad, capacitación y desarrollo de habilidades, formación de empleo y emprendimiento, acceso a la experiencia laboral a través de alianzas, y promoción de la igualdad de acceso al empleo decente. 

Las oportunidades y las juventudes tienen algo en común: no pueden esperar. Por tal motivo, el compromiso de todos debe manifestarse aquí y ahora. El trabajo decente para los jóvenes y los espacios de participación y capacitación son la clave para el cambio. Sólo a través de ellos podremos lograr un futuro sostenible y un mundo más igualitario. 

A través de esta iniciativa, Aldeas Infantiles SOS busca hacer visibles los derechos más vulnerados de los jóvenes: educación de calidad, empleo decente y espacios de participación. Celebremos juntos un nuevo Día Internacional de la Juventud. Démosle al 40% de la población de la región en edad de trabajar #LaOportunidadDeSerJoven.