9. enero 2019 | Cierre de programas

Directora Nacional de Aldeas: “La aprobación de la Ley Corta es fundamental y urgente”

Alejandra Riveros, aludió –además- al programa de acogimiento familiar que está implementando el SENAME, en reemplazo de los CREAD, recalcando que “este sistema es el más óptimo. Lo sabemos pues es el modelo que también implementa Aldeas Infantiles desde sus orígenes”.

Como “urgente” calificó la directora nacional de Aldeas Infantiles SOS, Alejandra Riveros, la aprobación de la denominada “Ley Corta”, que permitiría aumentar en un 25% el monto de la subvención para los organismos colaboradores que administran residencias, y que el pasado 07 de enero continuó su discusión en la Comisión Especial de Infancia del Senado.

Durante su última visita a Concepción, la abogada insistió en “la necesidad de que dejemos de lado los cuestionamientos que son estériles y muchas veces desinformados”, enfatizando que “el gran desafío de la sociedad civil y el Estado, es consensuar estándares posibles de cumplir”.

Asimismo, la líder destacó la iniciativa del Servicio Nacional de Menores respecto a terminar con los sistemas masivos de cuidado de niños y niñas, “porque no sirven”, y apuntar hacia programa pequeños, residenciales y de acogimiento familiar.

“El Estado se está dando cuenta de que este sistema es el óptimo para los niños y sus familias”, agregó, detallando que se trata de un modelo que se está comenzando a implementar tras el cierre del CREAD de Playa Ancha, en la V Región, y que implica el desarrollo de un modelo residencial de acogimiento familiar”.

En la misma línea, la Directora de Abogacía y Estudios de Aldeas Infantiles SOS, Paulina Fernández, recalcó que la organización ha trabajado dicho modelo “desde siempre, y aunque estamos seguros de que es mucho más apropiado para los niños y niñas, también sabemos -por la experiencia- que es mucho más caro de implementar”.

“Por eso es tan importante que esta discusión respecto de la subvención, deje de ser solo política”, añadió, reiterando que “en ese sentido, la aprobación de la agenda corta sería fundamental para las más de 300 organizaciones que ejecutan más del 90% de toda la oferta en comparación a Sename y que, actualmente, reciben una subvención estatal muy inferior a la que se asigna a los centros de atención directa por cada niño atendido”.

Cierre de programas

En la instancia, también se abordó la fusión del programa de acogimiento de Aldeas Infantiles SOS de Chaimávida con la Aldea de Concepción, lo que conlleva el aumento de las duplas psicosociales y la redefinición del sistema de turno de las cuidadoras, que apuntará a disminuirlo a 8 horas. Dicha medida que “si bien encarece todo, es necesario para mantener un buen estándar de atención”, dijo Fernández, aclarando que el financiamiento de la entidad corresponde a un 70% de fondos internacionales y el 30% restante depende de la subvención del Estado y de las campañas y colectas locales.

En la misma línea, explicó, “se arrendaron tres casas sociales nuevas”, lo que sumará un total de 8 casas de acogidas, mencionando que “la decisión de fusionar ambas Aldeas se hace desde una perspectiva económica y buscando funcionar bajo el modelo más adecuado para entregar un mejor servicio a niños y niñas”.

Por su parte, el director del Programa de Acogimiento Familiar de Aldeas Infantiles de Concepción, Ulises Santander, agregó al respecto que “este proceso tiene que ver con la cantidad de recursos que el Estado le traspasa a Aldeas, por cada niño que atiende”. “Hay ahí un debate interesante porque debemos ser autosustentable, y eso pone presión y la necesidad de redefinir el trabajo que hacemos, poniendo énfasis en el trabajo preventivo para evitar que los niños deban ser separados de sus familias y poder trabajar en los territorios con estos objetivos”.

¿Por qué están cerrando Aldeas?

Aldeas Infantiles SOS está viviendo un proceso de cambio. Hoy los niños y sus familias necesitan más apoyo en sus territorios, en sus barrios, por eso la organización está potenciando su línea preventiva, es decir, que los niños estén el menor tiempo en las residencias y regresen lo antes posible junto a sus familias.

Esta transformación busca evitar el ingreso de niños y niñas al sistema de protección. Para lograr este objetivo, Aldeas está trabajando fuertemente en sus Programas de Fortalecimiento Familiar y de Prevención Focalizada, en los que un grupo multidisciplinario de profesionales, encabezado por un psicólogo, un trabajador social y un educador comunitario, ingresan a una comunidad para trabajar con las familias, desarrollar sus capacidades parentales, promover el apego, la resolución de conflictos sin violencia y así evitar que pierdan el cuidado de los niños y niñas de los que son responsables.

 Si el problema se judicializa, se realiza un trabajo focalizado con la familia orientado a superar situaciones de violencia familiar y negligencia, entre otros problemas. Se trata de un trabajo que Aldeas Infantiles está incorporado en toda Latinoamérica.
En Chile y particularmente en la Región del Biobío, este proceso se ve reflejado en lo que está sucediendo con Aldeas Infantiles de Bulnes que está dejando de funcionar y Aldeas Infantiles SOS Concepción y Chaimávida que se están fusionando para comenzar a operar con el sistema que hasta ahora ha tenido Chaimávida, es decir, insertos en la comunidad. Es un proceso de redimensionamiento que comenzó a principios de 2013 y que hoy está finalizando:
 
  • - Actualmente la nueva Aldea de Concepción tras la fusión con Chaimávida y Bulnes cuenta con un total de 60 niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Particularmente, está apoyando a 24 jóvenes en el tránsito de a la vida adulta. Y cinco niños y niñas quienes participaban de la Aldea de Bulnes pasaron a formar parte de la nueva Aldeas Concepción.
     
  • - Siete niños, niñas y adolescentes que formaron parte de la Aldeas Infantiles Bulnes fueron re vinculados con sus familias tras pasar por todos los procesos de intervención psicosocial, habilitación familiar, procesos judiciales y filtros correspondientes a dicha transición. Desde Aldeas el equipo de psicólogos, trabajadores sociales y terapeutas, acompañaron desde principios de 2017 este proceso de re vinculación, sin acelerar en lo más mínimo los tiempos requeridos para ello.
  •  
  • - Es importante aclarar que cada caso fue puesto en manos de un tribunal competente, siendo un juez debidamente capacitado para estos fines quien dictó la medida para determinar el retorno de cada niño con su familia biológica.

Por otra parte, el Programa de Fortalecimiento Familiar de Chillán, ubicado en la nueva Región de Nuble, también seguirá trabajando para evitar la separación de las familias.
El programa de Chaimávida es un programa diferente a lo que regularmente encontramos en el sistema residencial. Se encuentra inserto en la comunidad, es decir, no se trata de un centro cerrado, sino de casas distribuidas por zonas céntricas de Concepción, en las que viven niños, niñas y adolescentes al cuidado de una cuidadora SOS, más una tía de apoyo y donde tienen vecinos con quienes generan lazos y momentos comunitarios.