30. enero 2019 | 30 de enero

Día Escolar de la NO violencia y la Paz

El 30 de enero conmemoramos el Día Escolar de la No Violencia y la Paz, con el objetivo de destacar la importancia que tiene educar a los niños y niñas en la tolerancia, el respeto a los Derechos Humanos, la no violencia y la paz.

Numerosos estudios han comprobado que la primera infancia es un período muy sensible para el desarrollo de los seres humanos, sobre todo porque los niños y niñas son mucho más vulnerables y están más expuestos a ser víctimas de violencia por parte de sus cuidadores principales y de los miembros de la familia, pero también de sus pares.

El primer informe Primer informe de bullying escolar, realizado por la Superintendencia de Educación en abril de 2018, reflejó una cruda realidad, en la que los tipos de agresión en el colegio van desde golpes y empujones, hasta estrangulamiento y cortes.

Datos del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia dan cuenta de que los niños expuestos a un entorno violento, con frecuencia muestran bajos niveles de desarrollo socio-emocional y son más propensos a mostrar comportamientos violentos hacia otros niños y adultos, transformando la agresión, en cualquiera de sus formas, en un círculo vicioso sin fin.

En Aldeas Infantiles SOS, contamos con una política central de Protección Infantil a partir de la cual implementamos acciones de prevención y abordaje de situaciones de violencia psicológica, física, sexual o negligencia que puedan afectar a niños y niñas en nuestros programas y en cualquier contexto.

Promovemos los derechos de los niños, niñas y adolescentes y sus familias, trabajamos y reforzamos sus habilidades parentales, entregándoles herramientas que les permitan ofrecer a sus hijos entornos protectores, afectivos y seguros, libres de cualquier tipo de violencia.

En otro ámbito, buscamos incidir en el desarrollo de políticas públicas que apunten al trabajo en prevención y erradicación de la violencia familiar, espacio prioritario de desarrollo donde los niños y niñas aprenden valores y comportamientos que luego repiten en otros contextos, como el colegio, por ejemplo.

Garantizar el bienestar de niños, niñas y adolescentes en espacios libres de cualquier tipo de violencia, es deber fundamental de la sociedad y el Estado.

¡Por una cultura de la paz, el bueno trato y la afectividad consciente!