24. enero 2019 | 24 de enero

Día Internacional de la Educación

La Educación es uno de los factores que más influye en el progreso de las personas y sociedades, enriquece el espíritu, entrega valores y conocimiento. Es un derecho humano consagrado en el artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Convención sobre los Derechos del Niño.

Por eso, en Aldeas Infantiles SOS Chile cuenta con una política de educación que, en su base, promueve el derecho a educarse de todos los niños y niñas, independiente de las inequidades existentes. Dicha política se aplica de manera irrestricta a todos los programas con los que trabaja Aldeas Infantiles, conscientes de que recibir una educación de calidad entrega herramientas que permitirán a todos los niños, niñas y adolescentes por igual soñar con un futuro exitoso, en un país donde promover el desarrollo integral de la niñez de manera inclusiva y equitativa, es todavía un desafío pendiente

Según la Unesco, “la educación es un instrumento poderoso que permite a los niños y adultos que se encuentran social y económicamente marginados salir de la pobreza por su propio esfuerzo y participar plenamente en la vida de la comunidad”. Lo anterior resulta relevante si analizamos las cifras locales: En Chile, 72.788 niños y adolescentes de 5 a 18 años no asisten a un establecimiento educacional. Un 36,8% de la población de 18 años o más tiene un nivel de escolaridad menor a la educación media, esto quiere decir, 4.910.889 personas. El acceso a educación incide en un 24,1% en la pobreza multidimensional del país, siendo el segundo factor con mayor incidencia, después de la seguridad social, dando cuenta de lo importante que resulta que todos los niños, niñas, adolescentes y jóvenes puedan acceder a una educación de calidad.

La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó proclamó recientemente el 24 de enero como el “Día Internacional de la Educación”, con el objetivo de celebrar el rol que juega la educación en favor de la paz y del desarrollo de la sociedad, así como también en la construcción de sociedades sostenibles y resilientes.

La aprobación de la resolución fue corredactada por Nigeria y otros 58 Estados miembros, dejando en evidencia la voluntad política de apoyar las acciones transformadoras en favor de una educación inclusiva, equitativa y de calidad para todos y todas.

En el Tercer Encuentro de Participación de niños, niñas y adolescentes implementado por las organizaciones que integran el Movimiento Mundial por la Infancia, capítulo chileno, instancia inédita que contó con la participaron de cerca de 80 adolescentes de distintas regiones del país, provenientes de Aldeas Infantiles SOS, Colegios Maristas, World Vision y ONG Raíces, la educación apareció como el tema que más preocupa a los jóvenes, independiente de su entorno o realidad social, ya que lo ven como el único recurso que podría ponerlos a todos en una línea homogénea, es decir, ello piensan que si todos pudieran recibir la misma calidad de educación, tendrían las mismas oportunidades. 

Además, durante el desarrollo de este Encuentro los jóvenes presentaron sus inquietudes, necesidades y propuestas a las más altas autoridades en materia de niñez y adolescencia en Chile, con el objetivo de incidir en la implementación de las políticas públicas que los afectan de manera directa. Esperamos este año volver a contar con iniciativas como éstas para que jóvenes ejerzan su derecho de participación activa.