Situación de la infancia

¿Cómo podemos contribuir a mejorar la situación de los niños y niñas que están en Sename?

La deuda histórica que tenemos como sociedad con los niños y familias más vulnerables del país se tomó la agenda noticiosa desde que falleció en abril de 2016, la niña Lissette Villa en un centro de Sename. Allí quedó al descubierto la falta de financiamiento de estos programas de protección y también la realidad de miles de familias de extrema vulnerabilidad social.

Claudia en el Centro de Cuidado Diario Ángeles, Macul  

Hoy muchas familias están solas en la crianza de sus hijos, muy pocos organismos o programas los acompañan en sus barrios para ayudarles en la compleja misión de educar a un niño. Si tú tienes un trabajo, un capital cultural, sabes lo que significa crecer en familia porque tuviste una a tu lado, pero aun así a ratos se te vuelve complejo criar a tus hijos. Imagínate lo difícil que se le hace a una familia que no tiene ingresos por falta de trabajo, educación, que viven en casas pequeñas con más de 5 niños, donde no tienen una plaza cerca, donde los niños puedan jugar, desarrollarse y donde incluso a veces les falta para comer…

Para evitar que todas estas situaciones ocurran, es necesario acompañar a los padres para prevenir que los problemas invadan los grupos familiares y esa es la lucha que Aldeas Infantiles SOS se puso como objetivo. A través de los 4 Programas de Fortalecimiento Familiar en Antofagasta, Santiago, Chillán y Temuco, se trabaja en prevenir que los niños sean ingresados al sistema de protección y crezcan lejos de su barrio, de sus amigos, de su colegio.

Un Programa de Fortalecimiento Familiar, está compuesto por un grupo multidisciplinario de profesionales encabezados por un psicólogo, un trabajador social y un educador comunitario quienes ingresan a una comunidad ya sean juntas de vecinos, jardines infantiles, escuelas, para trabajar con las familias, desarrollar sus capacidades parentales, promover el apego, resolución de conflictos sin violencia y así evitar que éstas pierdan el cuidado de sus hijos. Hasta la fecha, con estos programas se ha logrado ayudar a más de 1.000 familias y evitar que 2.073 niños, niñas y adolescentes sean ingresados al sistema de protección o sean institucionalizados. 

En Santiago Aldeas además cuenta con un Centro de Cuidado Diario en la comuna de Macul, para que las familias puedan dejar a sus hijos después del colegio o jardín y los niños cuenten con un espacio seguro de protección y desarrollo, mientras sus padres están trabajando. Claudia es una madre comunitaria de este centro, quien primero llegó como madre participante. “Me separé, no tenía con quién dejar a mis hijos y tampoco tenía recursos como para pagar una nana o una guardería y llegué aquí desesperada. Apenas entré me puse a llorar”.

En el Programa de Fortalecimiento Familiar de Santiago la acogieron y hoy Claudia cuida a más 50 niños de diferentes edades. “Aquí contribuimos a que las familias estén unidas y a acompañar a muchas familias monoparentales”. 

Conoce cómo tu aporte nos ayuda a prevenir la separación de las familias, mediante este reportaje que hizo Chilevisión Noticias hace unos días: 



  • ¿Cómo podemos contribuir a mejorar la situación de los niños y niñas que están en Sename?

    - La deuda histórica que tenemos como sociedad con los niños y familias más vulnerables del país se tomó la agenda noticiosa desde que falleció en abril de 2016, la niña Lissette Villa en un centro de Sename. Allí quedó al descubierto la falta de financiamiento de estos programas de protección y también la realidad de miles de familias de extrema vulnerabilidad social. Leer más