Aldeas en sociedad

¿Cuál es nuestra relación con Sename y cómo vivimos la actual crisis del sistema?
 

Desde el lamentable fallecimiento en abril pasado de una niña de 11 años al interior en un centro de Sename, se ha visibilizado la realidad que sufren los niños y familias quienes pertenecen al actual sistema proteccional. Falta de recursos, fallecimientos, largas estadías y un sistema inadecuado, antiguo, que no responde a las necesidades actuales de las familias y niños con lo que trabaja, son solo algunas de las falencias reveladas.
En este contexto, queremos aclararte la relación que mantenemos con el Estado y cómo es nuestro trabajo de colaboración hacia ellos. Hoy nuestro trabajo se enmarca  en la ley 20.032 que establece el sistema de atención a la niñez y adolescencia, a través de la red de colaboradores y su régimen de subvención. Es así como nosotros postulamos a las licitaciones que ellos habilitan de forma anual, bianual o trienal para financiar una parte de nuestros programas de acogimiento, no así los de prevención.
Para ser más específicos hoy en Aldeas trabajamos con 693 niños, niñas, adolescentes y jóvenes en las 13 Aldeas que tenemos desde Arica hasta Ancud. De ellos, 529 cuentan con subvención estatal, mientras que otros 164 no cuentan con este apoyo económico y todos los gastos asociados a ellos, deben ser solventados por Aldeas Infantiles SOS. Como socio tú bien sabes que el resto de recursos proviene de los propios esfuerzos que hacemos a nivel local gracias a ti y también, a nuestro subsidio internacional.  
Si bien contamos con financiamiento parcial para nuestros programas de acogimiento, faltan muchísimos recursos que nos permitan implementar proyectos ambulatorios de carácter preventivo, que tiendan a evitar el ingreso de los niños y niñas a hogares de protección. En nuestro caso contamos con 4 programas que se enfocan en desarrollar capacidades de cuidado y prevenir que los niños y niñas sean separados de sus familias a causa de una medida de protección. Pero hoy, ninguno de estos programas recibe financiamiento por parte del Estado.
Es así como se vislumbra un sistema de protección que no está respondiendo a los requerimientos de los niños, niñas y adolescentes, y que trasciende a la falta de dinero. El Servicio Nacional de Menores carece de una oferta que responda en lo preventivo y residencial. Junto a ello, contamos con un sistema de salud deficiente que dificulta el acceso a tratamientos, especialmente en lo que se refiere a salud mental de los niños y adolescentes. Además, contamos con un sistema de educación que no ejerce su rol formador en los niños que perdieron o están en riesgo de perder el cuidado de sus familias. Hoy la escasez no es solo financiera, sino también humana.
Finalmente, es hora de que el Estado y toda la sociedad en su conjunto asuman su deuda histórica con los miles de niños que viven situaciones de vulnerabilidad. Solo trabajando en red y articuladas todas las carteras, lograremos avanzar a la hora de hacer realidad el derecho de los niños y niñas a vivir de la mano de una familia. 

  • Aldeas en sociedad

    - ¿Cuál es nuestra relación con Sename y cómo vivimos la actual crisis del sistema? Leer más...