¿Sabías que 8.000 niños están separados de sus familias?

En Chile muchos niños y niñas están creciendo lejos de sus padres, hermanos, amigos del barrio y colegio. Causas como la violencia intrafamiliar, el consumo de drogas y contextos de extrema vulnerabilidad social, generan que muchas familias estén viviendo una verdadera pesadilla. Aldeas Infantiles SOS te invita a proteger a los niños de sus pesadillas, sumándote como Socio.


Cuando pensamos en la niñez, generalmente, las imágenes que se vienen a la mente son tardes de juegos, protección, amor de padres, ilusiones y un futuro por venir. Sin embargo, estos no son los recuerdos que están guardando todos los niños y niñas en Chile.
 
En nuestro país actualmente 8.000 niños y niñas están separados de sus padres por haber visto vulnerados sus derechos. Problemáticas como la violencia familiar, violencia de género, consumo de drogas, abuso sexual, discapacidad y migraciones hacen que las familias vean sus vidas judicializadas y fragmentadas lejos de sus padres. ¿Acaso no crees que esta es la peor pesadilla que puede enfrentar la infancia?
 
Según estudios del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, en Chile el 71% de los niños ha sufrido algún tipo de violencia física o psicológica, mientras que un 8,7% ha sufrido abuso sexual, ambas causales más comunes de desvinculación familiar. Para mermar esta realidad, Aldeas Infantiles SOS está apostando a un modelo innovador centrado en la prevención.
 
A través de los de los Programas de Fortalecimiento Familiar (PFF), un grupo multidisciplinario de profesionales encabezados por un psicólogo, un trabajador social y un educador comunitario ingresan a una comunidad para trabajar con las familias, desarrollar sus capacidades parentales, promover el apego, la resolución de conflictos sin violencia y así evitar que éstas pierdan el cuidado de sus hijos. Hasta la fecha, estos programas han logrado ayudar a más de 1.000 familias y evitar que 2.073 niños, niñas y adolescentes sean institucionalizados.
 
En la actualidad, la organización no cuenta con la ayuda gubernamental para financiar sus programas de prevención. Por ese motivo sólo existen en cuatro regiones del país: Antofagasta, Carahue, Chillán y Santiago. Hoy con tu ayuda quieren estar presentes en más lugares de Chile.
 
Tu aporte puede cambiar sus pesadillas por sueños de esperanza. Ingresa aquí y hazte Socio para cambiar la vida de un niño.