Siete Aldeas fueron beneficiadas por el programa de voluntariado de Sodexo

La iniciativa solidaria, con objeto de inculcar una nutrición saludable, congregó a 150 de colaboradores de la empresa Amiga SOS en Chile quienes por tercer año consecutivo realizan esta actividad junto a nuestra organización.

 

Bajo el lema “Juntos más fuertes”, cerca de 500 niños, niñas y adolescentes de Aldeas Infantiles SOS disfrutaron el pasado viernes de una entretenida jornada gracias al programa Servathon, una actividad de voluntariado corporativo que lleva a cabo en el país la compañía francesa Sodexo.
 
En su versión 2015, la Servathon se llevó a cabo en siete Aldeas de nuestra organización ubicadas entre Antofagasta y Puerto Varas, a las que este año se sumó el Club de Leones Cruz del Sur de Punta Arenas. El frente de mal tiempo que afectaba a las Aldeas del Sur, como Concepción, Padre Las Casas y Puerto Varas, no arruinó las actividades de las cuales disfrutaron los niños y niñas, entre ellas: cama elástica, tobogán, baile entretenido y actividades de magia.
La Servathon es una actividad anual que la empresa Amiga SOS, Sodexo, realiza hace años en diversos países y que nace bajo el compromiso de la iniciativa Stop Hunger, cuyo desafío es luchar contra el hambre y la mal nutrición en el mundo.
 
Más de un centenar de colaboradores de Sodexo se desplegaron en las distintas ciudades para ayudar a mejorar el bienestar de los niños, niñas y adolescentes, quienes además de compartir una jornada de diversión y juegos, pudieron participar de diferentes talleres de nutrición saludable.

 
Además de la Servathon, Sodexo apoya durante todo el año a Aldeas Infantiles SOS, a través de donaciones de alimentos, asesoría nutricional y otros servicios como mantenimiento y logística. Desde aquí, queremos agradecer su generosidad y solidaridad con todos los niños, niñas y adolescentes que nuestra organización acoge y atiende desde hace 50 años en nuestro país.
 
En dicha oportunidad participaron todos los niños, niñas y jóvenes  y personal de la Aldea, donde tuvieron una tarde muy amena y entretenida, en algunas de ellas doblándole la mano a la lluvia imperante.