Una Pascua dulce, cultural y deportiva

El conejito de Pascua fue muy generoso con los niños, niñas y adolescentes de las Aldeas, quienes recibieron su dosis de dulce alegría. El domingo, cuando abrieron su primer huevito de chocolate, recordaron que más que sólo chocolate, la Semana Santa también es historia.

niños disfrutando en Aldeas la pascua de resurreción 

El pasado domingo celebramos la Pascua de Resurrección, una ceremonia religiosa que en Chile tiene mucha tradición. Es una de las festividades más destacadas del mundo cristiano porque se conmemora la resurrección de Jesucristo. Con el paso de los siglos esta tradicional fiesta ha ido modificando sus prácticas y su sentido original se ha ido difuminando, enfrentándose a las novedades de la modernidad y a la fusión con otras costumbres y religiones.
Como no podía ser menos, este año la Pascua en Aldeas Infantiles SOS, siguiendo la tradición, fue celebrada por toda la comunidad. En Malleco, por ejemplo, pasaron una Pascua muy cultural. Aprovecharon los feriados para ver juntos películas, entre ellas, algunas de la historia de Jesús y de cómo murió en la cruz. Más tarde, pintaron y dibujaron lo que para ellos significa la Semana Santa. Antonia nos explica que las mamás sociales, fruto de su edad y experiencia, les cuentan a los niños y niñas historias épicas y entretenidas de la Biblia como la de Jonás a quien se lo tragó una ballena, la del Arca de Noé o la de los enfrentamientos entre David y el gigante Goliat.
En Puerto Varas, disfrutaron de una Pascua de lo más dulce. Las mamás sociales, muy cuidadosas y sigilosas, se dedicaron a esconder los huevitos de Pascua por toda la Aldea y el domingo, recién levantados, los niños y niñas se entretuvieron a buscar y recopilar sus huevitos. Más tarde, compartieron los chocolates todos juntos mientras reflexionaban sobre la Semana Santa y el significado de esta fecha para la Cristiandad. Los niños aprendieron que antes se regalaban huevos de gallina o pavo, pintados y decorados, ahora se siguen regalando pero son de chocolate. Priscila nos explica que los huevos simbolizan la vida y la fertilidad y que, además, el conejo es quien trae los huevitos.
En Aldeas Curicó, Juan Luis de 16 años nos cuenta que es una festividad que le trae muy buenos recuerdos cuando, desde chico, lo celebraban todos juntos, con mamás y hermanos SOS y compartían los chocolates y largas conversaciones. Lo que más le gusta de Pascua es que lo pasan en familia, se juntan los hermanos de distintas casas y comparten juegos y entretenidas charlas.
2-(2).jpg
 
En Aldeas Concepción, el fin de semana largo fue, además de muy dulce gracias a los huevitos de Pascua, muy deportivo también. Como hizo buen tiempo, aprovecharon de realizar actividades deportivas y juegos al aire libre.
3.jpg
Los más dormilones salieron en pijama a escrutar los jardines en busca de los chocolates que el conejito les había dejado, los más rápidos ya se habían comido sus huevitos mientras su compañeros rezagados seguían buscando.